exposición antiguo alumno daniel franca

2 Febrero 2018
exposición antiguo alumno daniel franca
Nuestro antiguo alumno Daniel Franca Camacho continúa con su imparable carrera artística. En esta ocasión , Daniel expone parte de su obra en el Instituto Cervantes de Nueva Delhi. Todo un gran éxito para este joven pintor que siempre lleva el colegio en su corazón. Enhorabuena Daniel Franca.

Sobre la exposición

 
El viaje, exterior e interior, de Daniel Franca al centro y arrabales del corazón de la India, de su alma, contaminada y gris, pura y polícroma, es una inversión del tiempo aislado de otra vida. Una metamorfosis de conceptos estancados en patrones ceñidos, asfixiantes, que originan un cambio, una explosión e implosión del artista. El caos desarrollándose a través del camino de la búsqueda de sí mismo, que otorga un equilibrio natural. Todo ese proceso se puede observar en todas las obras de la muestra. Entropía reside dentro del alma de la obra titulada Water Palace. En un punto de vista ligeramente inferior al centro de la composición se representa el Palacio del Agua de Jaipur, casi suspendido sutilmente, de forma etérea, sobre el agua, que divide la obra en dos registros, marcando una línea áurea que separa la realidad de la ilusión. El reflejo de la percepción. La quimera de la existencia. El ente de la fantasía. La verdad del sueño. La vida de la muerte. Este palacio nada tiene que ver con ese otro edificio que aparece en la serie Building. Es sombrío y macabro. Sus ventanas son ojos que no miran. Ojos vacíos, negros, como los agujeros de una dentadura quebrada y desgastada. La mirada sin vida de un cráneo descarnado. La arquitectura se convierte en una isla de los muertos, rodeada por la laguna Estigia, de la que participa una percepción onírica que rezuma por la fachada y su reflejo, formando un conjunto homogéneo y compacto colmado de un lirismo melancólico. El cielo se convierte en agua y el agua en cielo. Oscuridad en un firmamento gris y contaminado, cuyo espejismo se transforma en un azul claro y dorado, donde se puede palpar la vida. Daniel Franca consigue aquí condensar, sintetizar y cristalizar el significado de la entropía a través de la idea opuesta. No hay derecho ni revés. No existe principio ni final. Un caos constante y estable. Nivelado. Equilibrado. Como un círculo –eterno– que podríamos girar incesantemente, en progreso continuo, sin parar, acumulando estratos, evolucionando y madurando, como la producción y creatividad, como la mente del artista. Nada desaparece. Nada se destruye. 
 
Ramsés Torres García
exposición antiguo alumno daniel franca
730
236
Imprimir
¿Quieres conocer el centro? Concierta una visita